.

ºº

..

.

lunes, 23 de enero de 2012

SGAE reclama dinero por las fiestas de Torre de Juan Abad




SGAE reclama dinero por las fiestas de Torre de Juan Abad
sgae cobra 1
Llevamos tantos meses hablando de escándalos, corrupción y malversación cada vez que mentamos a la SGAE, que casi habíamos olvidado su función primordial, que es la de recaudar dinero por elcopyright, como sea y a toda costa. Por suerte ellos mismos han decidido recordárnoslo. Quien ha recibido la sorpresa en esta ocasión es el alcalde del municipio de Torre de Juan Abad, en la provincia de Ciudad Real. Es un pueblo que apenas llega a las 1300 almas, y que acaba de recibir una demanda civil en la que la SGAE les solicita que notifiquen y desglosen el contenido musical de las actuaciones de los tres últimos años.
Sería para reírse, si no resultara trágico. Torre de Juan Abad es un pueblo pequeño y tranquilo, que para su desgracia ni siquiera figuraría en el mapa si no fuera porque un buen día decidieron organizar un ciclo de conciertos de órgano. Además tienen una preciosa romería, el 15 agosto, en honor a la Virgen de la Vega, que es frecuentada por propios y extraños. Los de la SGAE quieren el desglose de las piezas que se interpretan en el concierto, para cobrar el canon correspondiente, y la lista de las canciones que se interpretan en la romería popular.
sgae cobra 2
Ante semejante despropósito, surge la duda. ¿Cómo es posible que pretendan cobrar estos señores sobre las piezas interpretadas en un concierto de órgano dedicado a la música antigua? Dicho de otra manera, música que tiene más de 150 años de antigüedad. Y lo mismo puede decirse de la música interpretada en una romería. No es una verbena. No es un concierto. No es una orquesta. Es gente que en un lugar público se arranca a cantar lo que sea. Sobre todo música religiosa popular, creada por gente del pueblo, que a lo mejor en su día olvidó el pequeño detalle de apuntarse a la asociación de gestión de los derechos de autor. Pertenecen al acervo popular.
Y sobre ello quiere cobrar la SGAE. No es de extrañar en una asociación que es capaz de colar gorrones en una boda para apuntar la lista de la música que se interpreta y después cobrarles. Suponemos que de regalo de bodas nada y de pagar el cubierto tampoco. El alcalde del pueblo no se niega a pagar, si es que al final le toca, pero siempre le queda la espinita clavada de saber a dónde va su dinero. A la vista de los antecedentes, es una pregunta muy pertinente.

¿QUIERES SALIR AQUI? , ENLAZAME