.

ºº

..

.

sábado, 8 de junio de 2013

HISTORIA Y POLITICA - EL ESTATUTO REAL DE 1834

Constitución de 1834
EL ESTATUTO REAL DE 1834
Aprobado el 1 de abril de 1834, el Estatuto Real era, según dijo el entonces jefe de
Gobierno, Francisco Martínez de la Rosa, "una ley restauradora de nuestras leyes
fundamentales”. Constaba de 50 artículos, recogidos en cinco títulos en los que no se
hacía ninguna mención a la soberanía nacional, división de poderes ni a los derechos
fundamentales. Se establecían dos Cámaras (Estamento de Próceres y Estamento de
Procuradores). El de Próceres equivalía a un Senado en el que estaban representados la
nobleza, el clero y aquellos propietarios que tenían una renta anual de 60.000 reales
(15.000 pesetas). El Estamento de Procuradores estaba compuesto por aquellos elegidos
de acuerdo con el sistema electoral: españoles, varones, mayores de 30 años, poseedores
una renta anual de 12.000 reales (3.000 pesetas) y nacidos en la provincia que los
nombrara. El mandato duraba tres años y al Rey correspondía la facultad de convocar,
suprimir o disolver las Cortes, que sólo podían tratar aquellos asuntos que previamente
hubieran sido propuestos por la Corona.
El Estatuto Real tan sólo estuvo en vigor dos años, puesto que el 12 de agosto de 1836
estalló el Motín de la Granja, protagonizado por un grupo de sargentos del Ejército, que
conllevó el restablecimiento de la Constitución de 1812 y la convocatoria de unas Cortes
Constituyentes “para que la Nación manifieste expresamente su voluntad acerca de la
Constitución que ha de regirla o de otra conforme a sus necesidades”.
ESTATUTO REAL (10 de Abril de 1834)
TÍTULO I
De la convocatoria de las Cortes generales del Reino
Art. 1. Con arreglo a lo que previenen la ley 5.ª , título 15, Partida 2.ª , y las leyes 1.ª y 2.ª ,
título 7.º, libro 6.º de la Nueva Recopilación, Su Majestad la Reina Gobernadora, en
nombre de su excelsa hija Doña Isabel II, ha resuelto convocar las Cortes generales del
Reino.
Art. 2. Las Cortes generales se compondrán de dos Estamentos: el de Próceres del Reino
y el de Procuradores del Reino.
TÍTULO II
Del Estamento de Próceres del Reino
Art. 3. El Estamento de Próceres del Reino se compondrá:
1.° De muy reverendos arzobispos y reverendos obispos.
2.° De Grandes de España.
3.° De Títulos de Castilla.
4.° De un número indeterminado de españoles, elevados en dignidad e ilustres por sus
servicios en las varias carreras, y que sean o hayan sido secretarios del Despacho,
Procuradores del Reino, consejeros de Estado, embajadores o ministros plenipotenciarios,
generales de mar o de tierra o ministros de los tribunales supremos.
5.° De los propietarios territoriales o dueños de fábricas, manufacturas o establecimientos
mercantiles que reúnan a su mérito personal y a sus circunstancias relevantes, el poseer
una renta anual de sesenta mil reales, y el haber sido anteriormente Procuradores del
Reino.
6.° De los que en la enseñanza pública o cultivando las ciencias o las letras, hayan
adquirido gran renombre y celebridad, con tal que disfruten una renta anual de sesenta mil
reales, ya provenga de bienes propios, ya de sueldo cobrado del Erario.
Art. 4. Bastará ser Arzobispo u Obispo electo o auxiliar para poder ser elegido, en clase
de tal, y tomar asiento en el Estamento de Próceres del Reino.
Art. 5. Todos los Grandes de España son miembros natos del Estamento de Próceres del
Reino, y tomarán asiento en él, con tal que reúnan las condiciones siguientes:
1.ª Tener veinticinco años cumplidos.
2.ª Estar en posesión de la Grandeza y tenerla por derecho propio.
3.ª Acreditar que disfrutan una renta anual de doscientos mil reales.
4.ª No tener sujetos los bienes a ningún género de intervención.
5.ª No hallarse procesados criminalmente.
6.ª No ser súbditos de otra potencia.
Art. 6. La dignidad de Prócer del Reino es hereditaria en los Grandes de España.
Art. 7. El Rey elige y nombra los demás Próceres del Reino, cuya dignidad es vitalicia.
Art. 8. Los Títulos de Castilla que fueren nombrados Próceres del Reino, deberán
justificar que reúnen las condiciones siguientes:
1.ª Ser mayores de veinticinco años.
2.ª Estar en posesión de Título de Castilla, y tenerlo por derecho propio.
3.ª Disfrutar una renta anual de ochenta mil reales.
4.ª No tener sujetos los bienes a ningún género de intervención.
5.ª No hallarse procesados criminalmente.
6.ª No ser súbditos de otra potencia.
Art. 9. El número de Próceres del Reino es ilimitado.
Art. 10. La dignidad de Próceres del Reino se pierde únicamente por incapacidad legal,
en virtud de sentencia por la que se haya impuesto pena infamatoria.
Art. 11. El reglamento determinará todo lo concerniente al régimen interior, y al modo de
deliberar del Estamento de Próceres del Reino.
Art. 12. El Rey elegirá de entre los Próceres del Reino, cada vez que se congreguen las
Cortes, a los que hayan de ejercer durante aquella reunión los cargos de Presidente y
Vicepresidente de dicho Estamento.
TÍTULO III
Del Estamento de Procuradores del Reino
Art. 13. El Estamento de Procuradores del Reino se compondrá de las personas que se
nombren con arreglo a la ley de elecciones.
Art. 14. Para ser Procurador del Reino se requiere:
1.° Ser natural de estos Reinos o hijos de padres españoles.
2.° Tener treinta años cumplidos.
3.° Estar en posesió n de una renta propia anual de doce mil reales.
4.° Haber nacido en la provincia que le nombre, o haber residido en ella durante los dos
últimos años, o poseer en ella algún predio rústico o urbano, o capital de censo que
reditúen la mitad de la renta necesaria para ser Procurador del Reino.
En el caso de que un mismo individuo haya sido elegido Procurador a Cortes por más de
una provincia, tendrá el derecho de optar entre las que le hubieren nombrado.
Art. 15. No podrán ser Procuradores del Reino:
1.° Los que se hallen procesados criminalmente.
2.° Los que hayan sido condenados por un Tribunal a pena infamatoria.
3.° Los que tengan alguna incapacidad física, notoria y de naturaleza perpetua.
4.° Los negociantes que estén declarados en quiebra o que hayan suspendido sus pagos.
5.° Los propietarios que tengan intervenidos sus bienes.
6.° Los deudores a los fondos públicos, en calidad de segundos contribuyentes.
Art. 16. Los Procuradores del Reino obrarán con sujeción a los poderes que se les hayan
expedido al tiempo de su nombramiento, en los términos que prefije la Real
Convocatoria.
Art. 17. La duración de los poderes de los Procuradores del Reino será de tres años, a
menos que antes de ese plazo haya el Rey disuelto las Cortes.
Art. 18. Cuando se proceda a nuevas elecciones, bien sea por haber caducado los poderes,
bien porque el Rey haya disuelto las Cortes, los que hayan sido últimamente Procuradores
del Reino podrán ser reelegidos, con tal que continúen teniendo las condiciones que para
ello requieran las leyes.
TÍTULO IV
De la reunión del Estamento de Procuradores del Reino
Art. 19. Los Procuradores del Reino se reunirán en el pueblo designado por la Real
Convocatoria para celebrarse las Cortes.
Art. 20. El reglamento de las Cortes determinará la forma y reglas que hayan de
observarse para la presentación y examen de los poderes.
Art. 21. Luego que estén aprobados los poderes de los Procuradores del Reino,
procederán a elegir cinco, de entre ellos mismos, para que el Rey designe los dos que han
de ejercer los cargos de Presidente y Vicepresidente.
Art. 22. El Presidente y Vicepresidente del Estamento de Procuradores del Reino cesarán
en sus funciones cuando el Rey suspenda o disuelva las Cortes.
Art. 23. El reglamento prefijará todo lo concerniente al régimen interior y al modo de
deliberar del Estamento de Procuradores del Reino.
TÍTULO V
Disposiciones generales
Art. 24. Al Rey toca exclusivamente convocar, suspender y disolver las Cortes.
Art. 25. Las Cortes se reunirán, en virtud de Real Convocatoria, en el pueblo y en el día
que aquella señalare.
Art. 26. El Rey abrirá y cerrará las Cortes, bien en persona o bien autorizando para ello a
los secretarios del Despacho, por un decreto especial refrendado por el Presidente del
Consejero de Ministros.
Art. 27. Con arreglo a la ley 5.ª , título 15, partida 2.ª , se convocarán Cortes generales
después de la muerte del Rey, para que jure su sucesor la observancia de las leyes y reciba
de las Cortes el debido juramento de fidelidad y obediencia.
Art. 28. Igualmente se convocarán las Cortes generales del Reino, en virtud de la citada
ley, cuando el Príncipe o Princesa que haya heredado la Corona, sea menor de edad.
Art. 29. En el caso expresado en el artículo precedente, los guardadores del Rey niño
jurarán en las Cortes velar lealmente en custodia del Príncipe, y no violar las leyes del
Estado; recibiendo de los Próceres y de los Procuradores del Reino el debido juramento
de fidelidad y obediencia.
Art. 30. Con arreglo a la ley 2.ª , título 7.°, libro 6.° de la Nueva Recopilación, se
convocarán las Cortes del Reino cuando ocurra algún negocio arduo, cuya gravedad, a
juicio del Rey, exija consultarlas.
Art. 31. Las Cortes no podrán deliberar sobre ningún asunto que no se haya sometido
expresamente a su examen en virtud de un Decreto Real.
Art. 32. Queda, sin embargo, expedito el derecho que siempre han ejercido las Cortes de
elevar peticiones al Rey, hacié ndolo del modo y forma que se prefijará en el Reglamento.
Art. 33. Para la formación de las leyes se requiere la aprobación de uno y otro Estamento
y la sanción del Rey.
Art. 34. Con arreglo a la ley 1.ª , título 7.°, libro 6.° de la Nueva Recopilación, no se
exigirá tributos ni contribuciones, de ninguna clase, sin que a propuesta del Rey los hayan
votado las Cortes.
Art. 35. Las contribuciones no podrán imponerse, cuando más, sino por término de dos
años, antes de cuyo plazo deberán votarse de nuevo por las Cortes.
Art. 36. Antes de votar las Cortes las contribuciones que hayan de imponerse, se les
presentará por los respectivos secretarios del Despacho una exposición, en que se
manifieste el estado que tengan los varios ramos de la administración pública, debiendo
después el Ministro de Hacienda presentar a las Cortes el presupuesto de gastos y de los
medios de satisfacerlos.
Art. 37. El Rey suspenderá las Cortes en virtud de un decreto refrendado por el
Presidente del Consejo de Ministros; y en cuanto se lea aquél, se separarán uno y otro
Estamento, sin poder volver a reunirse ni tomar ninguna deliberación ni acuerdo.
Art. 38. En el caso que el Rey suspendiere las Cortes, no volverán éstas a reunirse sino en
virtud de una nueva convocatoria.
Art. 39. El día que ésta señalare para volver a reunirse las Cortes, concurrirán a ellas los
mismos Procuradores del Reino; a menos que ya se haya cumplido el término de los tres
años que deben durar su poderes.
Art. 40. Cuando el Rey disuelva las Cortes habrá de hacerlo en persona o por medio de
un decreto refrendado por el Presidente del Consejo de Ministros.
Art. 41. En uno y otro caso se separarán inmediatamente ambos Estamentos.
Art. 42. Anunciada de orden del Rey la disolución de las Cortes, el Estamento de
Próceres del Reino no podrá volver a reunirse ni tomar resolución ni acuerdo, hasta que
en virtud de nueva Convocatoria vuelvan a juntarse las Cortes.
Art. 43. Cuando de orden del Rey se disuelvan las Cortes, quedan anula dos en el mismo
acto los poderes de los Procuradores del Reino.
Todo lo que hicieren o determinaren después, es nulo de derecho.
Art. 44. Si hubiesen sido disueltas las Cortes, habrán de reunirse otras antes del término
de un año.
Art. 45. Siempre que se convoquen Cortes, se convocará a un mismo tiempo a uno y otro
Estamento.
Art. 46. No podrá estar reunido un Estamento sin que lo esté igualmente el otro.
Art. 47. Cada Estamento celebrará sus sesiones en recinto separado.
Art. 48. Las sesiones de uno y otro Estamento serán públicas, excepto en los casos que
señalare el Reglamento.
Art. 49. Así los próceres como los Procuradores del Reino serán inviolables por las
opiniones y votos que dieren en el desempeño de su encargo.
Art. 50. El reglamento de las Cortes determinará las relacione0s de uno y otro Estamento,
ya recíprocamente entre sí, ya respecto del Gobierno.
Real Decreto
Deseando restablecer en su fuerza y vigor las leyes fundamentales de la Monarquía; con
el fin de que se lleve a cumplido efecto lo que sabiamente previenen para el caso en que
se ascienda al Trono un Monarca menor de edad y ansiosa de labrar sobre un cimiento
sólido y permanente la prosperidad y gloria de esta Nación magnánima; he venido en
mandar, en nombre de mi excelsa Hija Doña Isabel II, y después de haber oído el
dictamen del Consejo de Gobierno y del de Ministros, que se guarde, cumpla y observe,
promulgándose con la solemnidad debida el precedente Estatuto Real para la convocatoria
de las Cortes generales del Reino. Tendréislo entendido, y dispondréis lo necesario a su
cumplimiento.
Está rubricado de la Real mano.
En Aranjuez, a 10 de abril de 1834.
A D. Francisco Martínez de la Rosa, Presidente del Consejo de Ministros.

¿QUIERES SALIR AQUI? , ENLAZAME