.

ºº

..

.

domingo, 23 de diciembre de 2012

EFECTO DE CARTOMAGIA


 EFECTO
DE
CARTOMAGIA





PREDICCIÓN PÓKER
No exige preparación de ninguna clase. Puede por tanto presentarse sean cuales sean las
circunstancias y por supuesto, con cualquier baraja.
1ª SECCIÓN:
- "M" ruega a "E" que mezcle el mazo tanto como desee y que corte finalmente.
- Mientras tanto "M" anuncia y escribe una predicción.
Imaginemos, por ejemplo, que la predicción es: "Póker de Ochos".
- "M" extiende el mazo de cara mostrando el absoluto desorden del mismo. Ocultamente, la
intención es localizar una porción estimada de veinte cartas entre las que se encuentres tres ochos.
- Dando por supuesto que esta condición se da, - en caso contrario ver NOTAS -, "M" corta si
fuera necesario para llevar esta porción a la parte superior del mazo.
- Con la baraja dorso arriba en la mano izquierda en posición de dar, "M" reparte cuatro manos de
póker dando cartas de una en una y boca arriba.
Si se ha realizado bien, entre las cartas repartidas y a la vista podrán verse los tres ochos
localizados al hacer la extensión.
2 ªSECCIÓN:
Comentando que podían haber salido otras cartas cualesquiera, "M" extiende entre sus manos el
resto de cartas y ocultamente localiza el cuarto ocho cortando entre la tercera y cuarta carta a la
izquierda del mismo.
Ahora este ocho debe encontrarse como cuarta carta desde la parte superior del mazo que "M"
sostiene cuadrado y dorso arriba en la mano izquierda en posición de dar.
- "M" comienza a recoger las manos una a una, ordenando al mismo tiempo los tres ochos para
dárselos en la próxima ronda.
3ª SECCIÓN:
- Imaginemos que las cartas repartidas se han dispuesto de este modo:
X8XXX XXXXX XXX8X 8XXXX
- Como la idea está en retirar las cartas sobrantes y ordenar los ochos, en la primera mano se
cogería la primera "X" por la izquierda y a modo de pala sobre esta, las dos "X" siguientes y el
ocho, dejándolas todas sobre el mazo para, finalmente recoger la última "X" y, una vez encima del
mazo, pasarla abajo mediante un doble corte.
Ahora el ocho que se encontraba situado en cuarto lugar ha pasado al octavo, quedando en
cuarto el que se acaba de recoger.
- Como en la segunda mano no hay ningún ocho, se recoge igual que en la primera mano - a modo
de pala - dejándola sobre el mazo con una separación con el meñique que permitirá llevarla debajo
mediante un doble corte.
Cada vez que por doble corte - u otro método - sea necesario retirar cartas de encima del mazo,
debe aludirse al contenido de la siguiente mano en el momento de realizarlo. Recordar la rutina
Hamnilton de J. Tamariz en el libro - revista "MAGIA - POTAGIA", Vol. I.
- En la tercera mano - otra variable - , se haría igual que en la primera y en la segunda pero sólo
con dos cartas - una "X" y e1 ocho - , dejándolas sobre el mazo, para continuar con las otras tres,
dejarlas también sobre el mazo y pasar una de ellas debajo por doble corte.
- En la cuarta mano, recogerlas todas - siempre a modo de pala - y una vez sobre el mazo, pasar
una de ellas debajo por el doble corte de turno.
En este momento, si todo se ha hecho correctamente, los ochos se encontrarán en las posiciones
idóneas para la siguiente ronda: cuarto, octavo, doceavo y dieciseisavo.
4ª SECCIÓN:
- "M" mezcla en falso - en las manos, Zarrow o por extirpación, según las condiciones - dos o tres
veces.
- A continuación un corte falso acorde con el método de mezcla utilizado.
- Reparte de nuevo cuatro manos de póker.
- Muestra el contenido de las tres primeras manos: NADA - normalmente, claro -.
- Ruega que lean la predicción y muestra su mano: ¡POKER DE OCHOS!
En la mezcla falsa, cabe la posibilidad de dar el póker de ochos a cualquiera de las otras tres
manos, formando parte de la predicción realizada al inicio. Personalmente considero más fuerte
esta posibilidad. Para ello sólo hay que retirar una, dos o tres cartas para que le llegue el póker
al tercero, segundo, o primer jugador respectivamente. O se puede dejar preparado directamente
al recoger la última mano de la mesa, pasando a realizar sin cambio alguno la 4 Sección
anotada
NOTAS:
A) La localización:
- Resulta necesario practicar varias veces - como todas las cosas - esta versión de póker dadas las
variables que pueden darse en la ejecución de la misma.
Una de ellas, bastante probable, sería cuando no se cumple el primer presupuesto. Esto es, que
como mínimo tres ochos - o cualquier otro póker previsto - formen parte de una porción estimada
de veinte cartas. En este caso y según particularidades, es relativamente fácil aproximar un tercer
ocho a los otros dos mediante mezclas por pelaje.
En algunos casos, es posible encontrar dos de los ochos al inicio de la extensión y un tercero al
final de la misma, Con un corte aproximado - que conviene realizar sobre la mesa para que pierda
intencionalidad - queda resuelto el problema.
B) La ordenación:
- En la recogida de las cuatro manos, las posiciones variables se encuentran resumidas en los
ejemplos que se han utilizado en la 3ª Sección, menos uno, que no reviste mayor problema.
Cuando se da la circunstancia de que dos ochos se encuentran en, una misma mano, como por
ejemplo: 8XXX8, X8XX8 ó X88XX entre otras posibilidades, resulta muy sencillo e
incluso el proceso de recogida se realiza de una forma un poquito más ágil, pues se ha de tener en
cuenta que sólo debe durar lo justo para que los espectadores aprecien que no hay nada de valor en
la mayoría de casos.
Volviendo al ejemplo citado, la recogida se aplica igual que en los casos expuestos en las
explicaciones, solo que aquí las cartas "X" - que siempre serán tres - deben quedar entre los dos
ochos. Por ejemplo, en el primer supuesto - 8XXX8 - esta situación se da por si misma, con lo que
sólo hay que recoger las cartas una a una según el principio de pala y dejarlas sobre el mazo.
En el segundo caso, sin embargo, - X8XX8 - se recogería primero un ocho y sobre el mazo, a
continuación dos "X", también sobre el mazo y finalmente el segundo ocho y la tercera "X".
Proceso muy similar al que se realizaría en el último caso.
De un modo u otro, conocida la mecánica ejemplificada en el texto y en las notas, se está
preparado para cualquier posibilidad.
Para finalizar, advertir que, evidentemente, en cada exhibición en la que se dé la coincidencia de
que aparezcan dos ochos en una misma mano, también habrá dos manos sin ningún ocho que
deberán retirarse en su totalidad.


***

¿QUIERES SALIR AQUI? , ENLAZAME